La fuerte devaluación aumenta los intereses de deuda y mete presión a Nación y gobernadores

La depreciación de 12% que sufrió el peso en solo una semana pondrá presión en un aspecto fundamental de las cuentas públicas: el peso de los intereses de la deuda. Tanto Nación como provincias experimentarán una mayor incidencia de los intereses en el déficit financiero, ya que esas obligaciones en dólares requerirán más pesos para ser cubiertos. En algunas provincias, incluso, más de la mitad de la deuda está dolarizada.

Para buena parte de los economistas consultados, en la contabilidad de las cuentas públicas el mayor impacto de la devaluación tendrá lugar en la cuenta de intereses de la deuda. Como explica Camilo Tiscornia, economista de C&T Asesores, “para el Estado es negativo. En los últimos años tomó mucha deuda en dólares y esto pega directo en los intereses. En enero y febrero esa cuenta ya había tenido un salto importante, pero lo necesarios es saber hasta dónde y cuánto va a durar” este movimiento en el tipo de cambio.

En los primeros tres meses del año la variación de la carga de intereses de deuda mostró incrementos de hasta 226% aunque no respondió solamente en la depreciación del peso de diciembre. Un informe de Ecolatina ya advertía hace algunas semanas que “alrededor de cuatro quintos del total de la deuda pública relevante está nominada en divisas. En este caso, el monto de deuda en moneda dura saltó más de 70% en los últimos dos años, al pasar de u$s73.000 millones al cierre de 2015 a más de u$s125.000 millones en 2017, es decir más u$s50.000 millones”.

Por su parte, el economista e investigador de Cefid-Ar, Estanislao Malic, tiene otra postura respecto al efecto de la depreciación del tipo de cambio en los indicadores de deuda: “Lo que hace una devaluación es ajustar el sector externo y producir mayor déficit fiscal. De hecho, una devaluación lo que hace es aumentar la capacidad de repago de la deuda, porque fuerza a un ajuste en las cuentas públicas. Lo que sí aumenta claramente la insustentabilidad de la deuda es haber vendido la cantidad de reservas que se vendieron en una semana”. Entre el 23 de abril y ayer, de hecho, el Banco Central vendió unos 5.300 millones de dólares de reservas, lo que equivale a un mes de exportaciones (en marzo fueron de u$s5.347 millones).

No solo podría ser un dolor de cabeza para la administración nacional una mayor carga de intereses de deuda. En los últimos años varias provincias recuperaron el acceso a los mercados internacionales de deuda. En 2017, por ejemplo, esa suma fue de u$s4.400 millones de dólares. Una de las consecuencias laterales de ese proceso, según el presidente de Iaraf, Ariel Barraud, “es que en algunas provincias el perfil de la deuda tendió hacia la dolarización al punto que más de la mitad del stock de deuda de algunas provincias está en moneda extranjera”, mientras antes del regreso a los mercados externos era de entre 20 y 50 por ciento. Los mayores intereses de deuda pesarán sobre las cuentas públicas de los gobernadores en un contexto en el que deberán controlar los gastos por aplicación de la ley de Responsabilidad Fiscal.



Categorías:Noticias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: