Llegan argentinos a Washington para negociar con el FMI

Un grupo de funcionarios de los ministerios de Hacienda y de Finanzas están arribando por estas horas a Washington, para comenzar a encarar las negociaciones con el Fondo Monetario Internacional (FMI). El grupo deberá esperar a que el board del organismo encabezado por Cristine Lagarde cumpla con el primer paso del procedimiento habitual cuando reciben un pedido de asistencia, es decir, un encuentro entre ellos mismos donde se analizarán los números del país y se discute en cuáles de las diferentes lineas de crédito se puede encuadrar al solicitante.

Luego de ello, los argentinos podrán iniciar las negociaciones. Se prevé que en ese primer encuentro asistan el director para el Hemisferio Occidental, Alejandro Werner, y el titular del “caso argentino” el italiano Roberto Cardarelli, quien ya estuvo varias veces en Buenos Aires, cuando Argentina retomó la relación con el FMI y admitió las visitas en el marco del Capitulo IV.

El gobierno considera que el pedido de asistencia al Fondo es de caracter precautorio. Si bien en algún momento iniciaron un pedido de financiamiento a través de lineas flexibles de crédito, como la que pidió México, la realidad le impuso al equipo de Nicolás Dujovne la única caja en la que cabe. Un Stand By de Alto Acceso. Es una línea nueva. Argentina no encuadra dentro de los flexibles porque tiene sus números macroeconómicos muy desalineados. Estos préstamos los usa el país tomador en caso de que los necesite y así activa las temidas revisiones.

Argentina puede ir hacia un Stand By, y podría acceder a unos u$s 22.000 millones. En la mecánica de las negociaciones, se supone que el grupo argentino debe presentarle un programa al organismo, con sus metas, y este decidir si está dispuesto a financiarlo. Si los números que le presenten no cierran, entonces arranca una negociación por las metas. En rigor, la principal exigencia será acelerar el rítmo de reducción del déficit fiscal primario.

Argentina ya va con parte de la tarea cumplida. Al inicio de la corrida cambiaria, Dujovne anunció una reducción del déficit para este año del 3,2 puntos del PBI al 2,7 puntos. El FMI va a pedir ir mas a fondo. Pero los argentinos ya le van a mostrar que con la devaluación del peso del 25% de las ultimas tres semanas, parte del gasto de este año quedará licuado, de lo que se desprende que ya le arrancarán un par de puntos mas. Es factible que el FMI reclame reducir mas los gastos de capital, es decir, recortar obra pública. Contra ello, el gobierno procurará que el organismo acepte los PPP, el mecanismo que se eligió para mantener arriba las obras sin que figure en el presupuesto. El FMI considera ello como un gasto encubierto.

Las negociaciones durarán un mes. En cuanto se anuncie el acuerdo, el ministro de Finanzas, Nicolás Caputo, adelantó que Argentina se retiraría de los mercados de emisiones internacionales en 2019, y en lo que queda de 2018



Categorías:Noticias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: